Tuesday, 20 July 2010

Suspiria


Cada cierto tiempo vuelvo a Argento. Es una de esas cosas con las que periódicamente me obsesiono hasta que me harto, las abandono y tres o cuatro meses despues vuelvo a ellas, como buscando o intentando absorber algo que siempre se me escapa.

A la espera de dedicarle algún dia un post como Dios manda ensalzando sus virtudes como director y sobre todo su sentido estético, dejo de momento mi homenaje a una de sus mejores películas, y probablemente mi favorita: Suspiria. Por lo teatral y colorido de sus decorados, su iluminación de azules y rojos forzados y la perfecta banda sonora de Goblin, creando esa atmósfera casi onírica, de cuento de hadas hermoso y sangriento.

Aunque sólo sea por la música, Suspiria merece ser vista. Y si a raiz de esto alguien se engancha a Argento, siento haberle arrastrado a mi infierno privado. De verdad.