Saturday, 6 August 2011

An excellent day for an exorcism


El Exorcista de William Peter Blatty es uno de mis libros eternamente pendientes, esos que nunca parecen encontrar su momento, desplazados constantemente por lecturas más urgentes o más apetecibles, cayendo poco a poco en el olvido.

Husmeando por el Rastro encontré una edición de 1975, algo hecha polvo pero muy bonita, que me hizo decidirme y romper la maldición. Y como me encanta invertir mi tiempo en detallitos improductivos, me hice un marcapáginas: una estampita de Pazuzu, con una invocación demoníaca al dorso (sacada de El caso de Charles Dexter Ward de H.P. Lovecraft), a modo de amuleto. Porque es mejor contar con la simpatía de este caballero si vas a meterte en su terreno.

Por lo que pudiera pasar.

No comments: